Volumen 18, enero-junio 2020, Tercera Época

Editorial

Mauricio Manzano
Vol. 18, enero – junio 2020, páginas 1-3
15 Accesos
2 Descargas
0 Veces compartido

El Salvador está cruzando por una situación de crisis compleja. En primer lugar, se está luchando contra el brote de la pandemia provocada por el Corona Virus, que se mueve como un tsunami que amenaza con desgarrar las instituciones de la sociedad y a las personas más vulnerables. En segundo lugar, el país se vio afectado por las tormentas tropicales Amanda-Cristóbal que causaron lluvias intensas durante siete días, dejando daños millonarios en la infraestructura y causando la muerte de más 30 personas. Por último, estas dos tragedias han encontrado terreno fértil en nuestra sociedad que les posibilita desplegar todas sus fuerzas, es decir, ha encontrado una sociedad altamente polarizada, derivada de una crisis política entre los órganos del Estado, cuya pugna es más evidente entre los órganos Legislativo y Ejecutivo. Esta división política y social ha servido como una barrera que impide tomar decisiones consensadas para afrontar las crisis naturales.

El Salvador está cruzando por una situación de crisis compleja. En primer lugar, se está luchando contra el brote de la pandemia provocada por el Corona Virus, que se mueve como un tsunami que amenaza con desgarrar las instituciones de la sociedad y a las personas más vulnerables. En segundo lugar, el país se vio afectado por las tormentas tropicales Amanda-Cristóbal que causaron lluvias intensas durante siete días, dejando daños millonarios en la infraestructura y causando la muerte de más 30 personas. Por último, estas dos tragedias han encontrado terreno fértil en nuestra sociedad que les posibilita desplegar todas sus fuerzas, es decir, ha encontrado una sociedad altamente polarizada, derivada de una crisis política entre los órganos del Estado, cuya pugna es más evidente entre los órganos Legislativo y Ejecutivo. Esta división política y social ha servido como una barrera que impide tomar decisiones consensadas para afrontar las crisis naturales.

Artículos

13 Accesos
0 Descargas
0 Veces compartido

El Salvador es un país, al igual que todo el istmo centroamericano, marcadamente religioso, en el cual la mayoría de la población dice profesar la religión cristiana, en cualquiera de sus diversas denominaciones. Para quien tenga un conocimiento siquiera básico de la propuesta de vida de Jesús de Nazaret, que ha llegado a nosotros en el Evangelio, le resulta escandalosa la contradicción que en el país se constata entre la religión que se profesa y las prácticas cotidianas, estructurales, institucionales, colectivas e individuales, puesto que tales prácticas no coinciden con los valores y el estilo de vida propuestos por Jesús de Nazaret. En efecto, vivimos en una sociedad marcadamente individualista, injusta, desigual, violenta, donde no existe congruencia entre los valores supuestamente asumidos al profesar la fe cristiana y la ética que se practica diariamente, que debería, más bien, dimanar de esos valores. Es que, del estilo de vida propuesto por Jesús, se desprenden consecuencias prácticas y éticas muy importantes para el mundo de las relaciones interpersonales y para la vida social. Por tanto, teniendo en cuenta la tradición social cristiana, en el presente escrito pretendemos incitar a una reflexión proactiva en cuanto a la necesidad de coherencia entre los valores del Evangelio de Jesús, que se asumen al profesar la fe cristiana, y la ética que implica a nivel social dicha fe. La tradición cristiana, a lo largo de los siglos y con todos los matices que pueda implicar, aún con las vicisitudes y desaciertos que hayan podido acaecer en su historia, ha desarrollado una importante enseñanza emanada del Evangelio, con la necesaria aportación de las ciencias humanas, para orientar la vida social, no sólo de los cristianos en particular, sino de la sociedad en general, teniendo en cuenta que tal enseñanza puede considerarse de carácter universal, aplicable para todos y todas.

Palabras clave: tradición cristiana, evangelio de Jesús, fe cristiana

El Salvador es un país, al igual que todo el istmo centroamericano, marcadamente religioso, en el cual la mayoría de la población dice profesar la religión cristiana, en cualquiera de sus diversas denominaciones. Para quien tenga un conocimiento siquiera básico de la propuesta de vida de Jesús de Nazaret, que ha llegado a nosotros en el Evangelio, le resulta escandalosa la contradicción que en el país se constata entre la religión que se profesa y las prácticas cotidianas, estructurales, institucionales, colectivas e individuales, puesto que tales prácticas no coinciden con los valores y el estilo de vida propuestos por Jesús de Nazaret. En efecto, vivimos en una sociedad marcadamente individualista, injusta, desigual, violenta, donde no existe congruencia entre los valores supuestamente asumidos al profesar la fe cristiana y la ética que se practica diariamente, que debería, más bien, dimanar de esos valores. Es que, del estilo de vida propuesto por Jesús, se desprenden consecuencias prácticas y éticas muy importantes para el mundo de las relaciones interpersonales y para la vida social. Por tanto, teniendo en cuenta la tradición social cristiana, en el presente escrito pretendemos incitar a una reflexión proactiva en cuanto a la necesidad de coherencia entre los valores del Evangelio de Jesús, que se asumen al profesar la fe cristiana, y la ética que implica a nivel social dicha fe. La tradición cristiana, a lo largo de los siglos y con todos los matices que pueda implicar, aún con las vicisitudes y desaciertos que hayan podido acaecer en su historia, ha desarrollado una importante enseñanza emanada del Evangelio, con la necesaria aportación de las ciencias humanas, para orientar la vida social, no sólo de los cristianos en particular, sino de la sociedad en general, teniendo en cuenta que tal enseñanza puede considerarse de carácter universal, aplicable para todos y todas.

Palabras clave: tradición cristiana, evangelio de Jesús, fe cristiana

5 Accesos
2 Descargas
0 Veces compartido

El presente artículo busca dar a conocer a grandes rasgos el método sociológico en la interpretación bíblica. Pues es un método que permite una exegesis más amplia, pues se sumerge en el contexto en el que los textos fueron escritos y sobre todo echa mano de otros métodos de exégesis bíblica para enriquecer su estudio. El método sociológico nos hace comprender mejor el movimiento de Jesús en sus orígenes y sobre todo los textos que surgieron en el desarrollo de ese movimiento. Es importante el enfoque generacional, es decir las cuatro generaciones en la que se desarrollaron los orígenes del cristianismo.

Palabras clave: exegesis, hermenéutica, método sociológico, Nuevo Testamento, judaísmo, cristianismo.

El presente artículo busca dar a conocer a grandes rasgos el método sociológico en la interpretación bíblica. Pues es un método que permite una exegesis más amplia, pues se sumerge en el contexto en el que los textos fueron escritos y sobre todo echa mano de otros métodos de exégesis bíblica para enriquecer su estudio. El método sociológico nos hace comprender mejor el movimiento de Jesús en sus orígenes y sobre todo los textos que surgieron en el desarrollo de ese movimiento. Es importante el enfoque generacional, es decir las cuatro generaciones en la que se desarrollaron los orígenes del cristianismo.

Palabras clave: exegesis, hermenéutica, método sociológico, Nuevo Testamento, judaísmo, cristianismo.

Armando Briñis Zambrano
Vol. 18, enero – junio 2020, páginas 16-29
18 Accesos
3 Descargas
0 Veces compartido

La Historia es un proceso contingente y abierto, resultado de la praxis humana y aunque la  posee regularidades estudiadas por diferentes escuelas, especialmente para la concepción materialista de la historia no tiene un final cerrado, ni una dirección unívoca determinada de antemano. Su pasado su presente y su futuro depende del resultado de la lucha de clases, de la objetividad de su enfrentamiento, que es lo esencial para explicar la existencia de estas clases sociales y podríamos decir, hoy, que podemos ir hacia otro sistema o podemos continuar en la barbarie; pero que hay que intentar por lo menos, analizar la historia pasada desde “abajo”, no desde la mirada de los dominadores y supuestos triunfadores, sino desde la rebeldía de los pueblos sometidos y las clases explotadas.

La historia surgió con el fin de conocer los acontecimientos por los que los seres humanos habían pasado. Por tanto, al tener como objeto de estudio un aspecto de la realidad humana, no puede extrañar, ni que tenga un procedimiento para indagarla, es decir, un método, ni que éste sea disímil del que usan disciplinas cuyo objeto es investigar otro aspecto, distinto, de esa misma realidad humana. La historia es un estudio elaborado científicamente cuya finalidad es llegar a conocer al hombre y sus múltiples actividades realizadas en otros tiempos, actividades y creaciones materiales e inmateriales con las que ha cubierto el tiempo y el espacio en la tierra.

Al pasar de los tiempos, muchos historiadores, científicos, filósofos, y hasta estadistas, han intentado manifestar sus ideas frente al quehacer de la investigación histórica, desde puntos de vista positivistas, del llamado materialismo histórico, de la calidad y cantidad y hasta de los tipos de fenómenos humanos, sociales y económicos del hombre en desarrollo. Así se han generado con ellos, algunos tipos de métodos en los cuales se expone el Método Histórico en sí, que tuvo una fuerte influencia en el desarrollo del conocimiento histórico a partir del siglo XIX.

Palabras Clave: método, historia, método histórico.

La Historia es un proceso contingente y abierto, resultado de la praxis humana y aunque la  posee regularidades estudiadas por diferentes escuelas, especialmente para la concepción materialista de la historia no tiene un final cerrado, ni una dirección unívoca determinada de antemano. Su pasado su presente y su futuro depende del resultado de la lucha de clases, de la objetividad de su enfrentamiento, que es lo esencial para explicar la existencia de estas clases sociales y podríamos decir, hoy, que podemos ir hacia otro sistema o podemos continuar en la barbarie; pero que hay que intentar por lo menos, analizar la historia pasada desde “abajo”, no desde la mirada de los dominadores y supuestos triunfadores, sino desde la rebeldía de los pueblos sometidos y las clases explotadas.

La historia surgió con el fin de conocer los acontecimientos por los que los seres humanos habían pasado. Por tanto, al tener como objeto de estudio un aspecto de la realidad humana, no puede extrañar, ni que tenga un procedimiento para indagarla, es decir, un método, ni que éste sea disímil del que usan disciplinas cuyo objeto es investigar otro aspecto, distinto, de esa misma realidad humana. La historia es un estudio elaborado científicamente cuya finalidad es llegar a conocer al hombre y sus múltiples actividades realizadas en otros tiempos, actividades y creaciones materiales e inmateriales con las que ha cubierto el tiempo y el espacio en la tierra.

Al pasar de los tiempos, muchos historiadores, científicos, filósofos, y hasta estadistas, han intentado manifestar sus ideas frente al quehacer de la investigación histórica, desde puntos de vista positivistas, del llamado materialismo histórico, de la calidad y cantidad y hasta de los tipos de fenómenos humanos, sociales y económicos del hombre en desarrollo. Así se han generado con ellos, algunos tipos de métodos en los cuales se expone el Método Histórico en sí, que tuvo una fuerte influencia en el desarrollo del conocimiento histórico a partir del siglo XIX.

Palabras Clave: método, historia, método histórico.

David Quintana, Manuel Laureano
Vol. 18, enero-junio 2020, páginas 30-42
93 Accesos
10 Descargas
0 Veces compartido

Diversos psicólogos y educadores consideran que la lectura debe ser estimulada desde el núcleo familiar y sobre todo en los diversos espacios académicos, siendo este el caso de las Instituciones de Educación Superior. En este sentido, los resultados que se exponen, constituyen el primer un acápite de una investigación colaborativa[3]  realizada durante el año 2019, entre la Universidad Luterana Salvadoreña (ULS) y el Instituto Especializado de Nivel Superior Centro Cultural Salvadoreño Americano (IENS-CCSA), el cual tuvo como uno de sus propósitos explorar el contexto familiar y universitario en los que se desarrollan las prácticas de la lectura de los estudiantes de 5° año de ambas Instituciones de Educación Superior.

Se diseñó un estudio bajo el paradigma cuantitativo, propio del método deductivo, debido a que se realizó una medición respecto a las variables implicadas en las prácticas de la lectura (Tamayo, 2011). Se utilizó la técnica de la encuesta y como instrumento un cuestionario estructurado, el cual se aplicó a 120 estudiantes que participaron en calidad de sujetos de estudio.

En líneas generales, uno de los principales hallazgos es que los estudiantes universitarios, han sido formados en un contexto familiar altamente desfavorable a la práctica de la lectura, dado que, el estudio concluye que solo 4 de cada de cada 10 estudiantes manifiestan que la lectura ha sido una práctica cotidiana dentro del hogar, y que solo goza del 17% de preferencia en el quehacer de las familias de los participantes en la investigación.

Palabras clave: Familia, Universidad, prácticas de lectura, estudiantes.

Diversos psicólogos y educadores consideran que la lectura debe ser estimulada desde el núcleo familiar y sobre todo en los diversos espacios académicos, siendo este el caso de las Instituciones de Educación Superior. En este sentido, los resultados que se exponen, constituyen el primer un acápite de una investigación colaborativa[3]  realizada durante el año 2019, entre la Universidad Luterana Salvadoreña (ULS) y el Instituto Especializado de Nivel Superior Centro Cultural Salvadoreño Americano (IENS-CCSA), el cual tuvo como uno de sus propósitos explorar el contexto familiar y universitario en los que se desarrollan las prácticas de la lectura de los estudiantes de 5° año de ambas Instituciones de Educación Superior.

Se diseñó un estudio bajo el paradigma cuantitativo, propio del método deductivo, debido a que se realizó una medición respecto a las variables implicadas en las prácticas de la lectura (Tamayo, 2011). Se utilizó la técnica de la encuesta y como instrumento un cuestionario estructurado, el cual se aplicó a 120 estudiantes que participaron en calidad de sujetos de estudio.

En líneas generales, uno de los principales hallazgos es que los estudiantes universitarios, han sido formados en un contexto familiar altamente desfavorable a la práctica de la lectura, dado que, el estudio concluye que solo 4 de cada de cada 10 estudiantes manifiestan que la lectura ha sido una práctica cotidiana dentro del hogar, y que solo goza del 17% de preferencia en el quehacer de las familias de los participantes en la investigación.

Palabras clave: Familia, Universidad, prácticas de lectura, estudiantes.

Mauricio Manzano
Vol. 18, enero – junio 2020, páginas 43-59
18 Accesos
7 Descargas
0 Veces compartido

La investigación busca detectar las diferentes expresiones de violencia y el clima escolar imperante dentro de los centros educativos públicos en una muestra nacional. Dichas expresiones como manifestaciones de un clima positivo o negativo que provoca en la comunidad educativa resultados que pueden incidir en la permanencia, rendimiento, estrés individual y colectivo, riñas, enemistades y divisiones tanto entre estudiantes como entre docentes y padres de familia.

Se busca comprender si el clima social tiene un reflejo dentro de la comunidad educativa y la manera en que los responsables de la educación tanto docentes como administrativos, perciben y fomentan mejores condiciones para limitar o eliminar las expresiones de violencia en sus ambientes educativos. Dichas manifestaciones, se abordan desde diferentes perspectivas, entendiendo que la violencia no solamente es física, sino también sicológica la cual daña enormemente la capacidad de las personas para alcanzar la tranquilidad y la armonía dentro de los grupos estudiantiles.

Palabras clave: Clima escolar, expresiones de violencia, educación, clima social.

La investigación busca detectar las diferentes expresiones de violencia y el clima escolar imperante dentro de los centros educativos públicos en una muestra nacional. Dichas expresiones como manifestaciones de un clima positivo o negativo que provoca en la comunidad educativa resultados que pueden incidir en la permanencia, rendimiento, estrés individual y colectivo, riñas, enemistades y divisiones tanto entre estudiantes como entre docentes y padres de familia.

Se busca comprender si el clima social tiene un reflejo dentro de la comunidad educativa y la manera en que los responsables de la educación tanto docentes como administrativos, perciben y fomentan mejores condiciones para limitar o eliminar las expresiones de violencia en sus ambientes educativos. Dichas manifestaciones, se abordan desde diferentes perspectivas, entendiendo que la violencia no solamente es física, sino también sicológica la cual daña enormemente la capacidad de las personas para alcanzar la tranquilidad y la armonía dentro de los grupos estudiantiles.

Palabras clave: Clima escolar, expresiones de violencia, educación, clima social.

17 Accesos
3 Descargas
0 Veces compartido

La oralitura es un codificador de identidades que se mantiene casi intacto en las sociedades del siglo XXI; a través de la cual se puede rastrear en espacio y tiempo las cosmovisiones de las diferentes etnias ancestrales, que se entremezclaron con la imposición colonial de los conquistadores europeos; perviviendo hasta los inicios del presente milenio en la fibra más sensible de los imaginarios colectivos latinoamericanos, como una huella casi imborrable, que condensan las constelaciones1  del pensamiento indígena en cada practica ritual y religiosa; expresándose en la espiritualidad, entre lo considerado lo indígena y lo no indígena.

Este artículo es el resultado de un proceso de tesis para optar al grado académico de Licenciado en Antropología, titulada: “Cosmovisiones Locales: Tradiciones, Costumbres y Oralitura en Las Cofradías Izalqueñas”2. En dicho trabajo se aplicó el método etnográfico propio de la antropología, para establecer un abordaje sobre las dualidades, contraposiciones y los duelos espirituales entre brujos y oracionistas, quienes hasta los inicios del siglo mantienen un equilibrio en el manejo de energías, que codifican un universo poco explorado por la antropología salvadoreña.

Palabras clave: brujos, eficacia simbólica, oracionistas, oralitura.

La oralitura es un codificador de identidades que se mantiene casi intacto en las sociedades del siglo XXI; a través de la cual se puede rastrear en espacio y tiempo las cosmovisiones de las diferentes etnias ancestrales, que se entremezclaron con la imposición colonial de los conquistadores europeos; perviviendo hasta los inicios del presente milenio en la fibra más sensible de los imaginarios colectivos latinoamericanos, como una huella casi imborrable, que condensan las constelaciones1  del pensamiento indígena en cada practica ritual y religiosa; expresándose en la espiritualidad, entre lo considerado lo indígena y lo no indígena.

Este artículo es el resultado de un proceso de tesis para optar al grado académico de Licenciado en Antropología, titulada: “Cosmovisiones Locales: Tradiciones, Costumbres y Oralitura en Las Cofradías Izalqueñas”2. En dicho trabajo se aplicó el método etnográfico propio de la antropología, para establecer un abordaje sobre las dualidades, contraposiciones y los duelos espirituales entre brujos y oracionistas, quienes hasta los inicios del siglo mantienen un equilibrio en el manejo de energías, que codifican un universo poco explorado por la antropología salvadoreña.

Palabras clave: brujos, eficacia simbólica, oracionistas, oralitura.

Deysi Cheyne
Vol. 18, enero-junio 2020, páginas 70-78
12 Accesos
2 Descargas
1 Veces compartido

Por primera vez, una enfermedad ha colocado al mundo entero en un aislamiento social como forma de impedir su propagación, y cada país ha puesto a prueba sus estrategias sanitarias para proteger a su población. En término de 4 meses, la sociedad mundial es testigo de la precaria situación de los sistemas de salud y del abandono que los Estados neoliberales hicieron de la salud pública. Los países considerados más desarrollados son, hoy, ejemplo de ineficacia para enfrentar la pandemia. Abundan las reflexiones filosóficas y existenciales sobre los efectos del aislamiento social y se vislumbra mucha esperanza de que esta catástrofe planetaria nos lleve, como humanidad, a replantearnos la construcción de otro mundo diferente al que tenemos hoy, por insostenible e inviable para la vida y la sobrevivencia humana. Se vuelve urgente, por lo tanto, apoyarnos en la teoría feminista para aportar en el análisis de esta crisis mundial, sin precedentes en los últimos cien años, y, desde una mirada feminista, profundizar en sus efectos presentes y futuros, pero, sobre todo, ofrecer aportes al gran desafío de repensar el mundo y las relaciones humanas de otra manera.

Palabras clave: Covid 19, feminismo, aislamiento social.

Por primera vez, una enfermedad ha colocado al mundo entero en un aislamiento social como forma de impedir su propagación, y cada país ha puesto a prueba sus estrategias sanitarias para proteger a su población. En término de 4 meses, la sociedad mundial es testigo de la precaria situación de los sistemas de salud y del abandono que los Estados neoliberales hicieron de la salud pública. Los países considerados más desarrollados son, hoy, ejemplo de ineficacia para enfrentar la pandemia. Abundan las reflexiones filosóficas y existenciales sobre los efectos del aislamiento social y se vislumbra mucha esperanza de que esta catástrofe planetaria nos lleve, como humanidad, a replantearnos la construcción de otro mundo diferente al que tenemos hoy, por insostenible e inviable para la vida y la sobrevivencia humana. Se vuelve urgente, por lo tanto, apoyarnos en la teoría feminista para aportar en el análisis de esta crisis mundial, sin precedentes en los últimos cien años, y, desde una mirada feminista, profundizar en sus efectos presentes y futuros, pero, sobre todo, ofrecer aportes al gran desafío de repensar el mundo y las relaciones humanas de otra manera.

Palabras clave: Covid 19, feminismo, aislamiento social.

Comparte este Volumen

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Cuenta de Editor

La Revista Nuestro Tiempo, hace alusión en el discernir los diversos problemas de actualidad y sus diversas temáticas, a la vez las dificultades nos revelan que el camino está en movimiento, y, en ese sentido, la revista es un medio que se convierte en buscadora de sentido y significado, es decir, desde la academia se convierte en buscador para la búsqueda de esperanza y significado. A la vez la revista nació en la Universidad Luterana Salvadoreña con el objetivo de conectar diferentes disciplinas que se imparten en el Campus Universitario. Igualmente para divulgar las investigaciones científicas realizadas. En la revista colaboran autores foráneos a la universidad, tanto nacionales como internacionales, por tanto, multiplicidad de ideas constituyen la unidad estructural de ella. Este décimo quinto volumen de la revista Nuestro Tiempo, como en los volúmenes anteriores, realiza un análisis crítico de los diversos temas tanto a nivel nacional como internacional.