Comparte

Oralitura y eficacia simbólica izalqueña: los duelos espirituales entre brujos y oracionistas

Revista Nuestro Tiempo, Vol. 18, enero – junio 2020, páginas 60-69
17 Accesos
3 Descargas
0 Veces compartido
Miguel Ángel Hernández Vásquez
Universidad Luterana Salvadoreña, El Salvador[email protected]0000-0002-945-4722
Secciones

Resumen

La oralitura es un codificador de identidades que se mantiene casi intacto en las sociedades del siglo XXI; a través de la cual se puede rastrear en espacio y tiempo las cosmovisiones de las diferentes etnias ancestrales, que se entremezclaron con la imposición colonial de los conquistadores europeos; perviviendo hasta los inicios del presente milenio en la fibra más sensible de los imaginarios colectivos latinoamericanos, como una huella casi imborrable, que condensan las constelaciones1  del pensamiento indígena en cada practica ritual y religiosa; expresándose en la espiritualidad, entre lo considerado lo indígena y lo no indígena.

Este artículo es el resultado de un proceso de tesis para optar al grado académico de Licenciado en Antropología, titulada: “Cosmovisiones Locales: Tradiciones, Costumbres y Oralitura en Las Cofradías Izalqueñas”2. En dicho trabajo se aplicó el método etnográfico propio de la antropología, para establecer un abordaje sobre las dualidades, contraposiciones y los duelos espirituales entre brujos y oracionistas, quienes hasta los inicios del siglo mantienen un equilibrio en el manejo de energías, que codifican un universo poco explorado por la antropología salvadoreña.

Palabras clave: brujos, eficacia simbólica, oracionistas, oralitura.

Oraliture and symbolic efficacy of Izalco: spiritual duels between sorcerers and prayerists

Oraliture is an encoder of identities that remains almost intact in the societies of the 21st century; through which the cosmovisions of the different ancestral ethnic groups, which intermingled with the colonial imposition of the European conquerors, can be traced in space and time; Surviving until the beginning of the present millennium in the most sensitive fiber of Latin American collective imaginaries, as an almost indelible mark, which condenses the constellations of indigenous thought in each ritual and religious practice; Expressing in spirituality, between what is considered indigenous and non-indigenous.

This is the result of a thesis process for the academic degree of Bachelor of Anthropology; titled: “Local Cosmovisions: Traditions, Customs and Oralitura in The Izalqueñas Confraternities”. In this work the ethnographic method of anthropology was applied, to establish an approach to the dualities, contrapositions and spiritual duels between witchers and orationists, who until the beginning of the century maintain a balance in the management of energies, which codify a universe little explored by the Salvadoran anthropology.

Keywords: witchers, symbolic efficiency, orationists, oraliture.

1. Introducción

La antropología como ciencia que estudia la complejidad del ser humano, tanto desde su individualidad como desde su colectividad, apoyándose de enfoques teóricos, conceptuales, histórico y referenciales, a partir de los cuales estructura sus hipótesis o situación problemática, para situar a los sujetos emic´s desde su cotidianidad, para comprender el entramado de símbolos y signos de la población indígena izalqueña.

1.1 Antropología cultural y las microculturas

La antropóloga norteamericana Barbara Miller (2016), destaca que dentro del concepto cultura, se puede incluir la microcultura, la cual define asi: “cultura local, hace referencia a pautas diferenciadas de comportamiento y pensamiento aprendidos o compartidos en áreas locales y entre grupos peculiares. Las microculturas se basan en la etnicidad, el género, la edad, y otros criterios semejantes” (pág.14).

1.2 Antropología estructural y la eficacia simbólica

Por su parte Levi-Strauss (1987), aporta desde la antropología estructural, el concepto de eficacia simbólica, haciendo referencia a la curación del mal del ojo, causante de la muerte en las poblaciones indígenas, consideradas por el mundo occidental europeo como “culturas exóticas”. En donde describe su eficacia de una sólida creencia en el rito, que emana de su práctica bajo la siguiente relación: la del brujo en su técnica, la del paciente en la virtud del brujo, la de la opinión general del grupo.

La relación anterior codifica en la mente de los nativos americanos, un evidente acto de fe en la ordenación de su mundo; lo cual hace efectivo el poder curativo de los conjuros y sortilegios, en el cual reside, en gran parte, en la actividad inconsciente de mecanismos psicofisiológicos, capaces de originar trastornos, o por lo contrario reajustes homeostáticos[1]. Esto significa que el acto ritual que realiza el chamán, esta reforzado por una carga mentalista, manifestada en la fe, sin la cual no sería posible codificar eficientemente el sistema de creencias.

2. Metodología de la investigación

El método etnográfico propio de la antropología como ciencia del ser humano, proporciona las herramientas y el diseño de investigación para sistematizar las experiencias in situ de los sujetos emic´s consultados, contrastando en la etapa de sistematización de los hallazgos de campo las corrientes teóricas de la antropología cultural, estructural y simbólica. A través de la técnica del rapport se generó un ambiente de confianza con los mayordomos y mayordomas consultados previamente; esto para definir el calendario de entrevistas guiadas y no dirigidas.

La entrevista no dirigida es la técnica empleada por excelencia para el registro de tradición oral y oralitura de los pueblos originarios; finalmente se complementan cada una de las técnicas anteriormente mencionadas con la observación directa y participante en el desarrollo de las festividades de las imágenes de los Santos, que se desarrollan cada año en las cofradías y templos católicos de Izalco.

3. Análisis y discusión de resultados

Históricamente la magia estuvo vinculada al génesis religión, en donde adivinación o interpretación del movimiento de los cuerpos celestes, marcaban la vida de la humanidad; en donde al revisar la antigua historia europea (conocida como prehistoria), en lo referente al nacimiento de Jesucristo; marcó para la especie humana los estigmas, tabúes y dogmas que ha dejado la huella del cristianismo en la historia de la humanidad.

En ese sentido la magia según los clásicos de la antropología, entre ellos; Tylor, Durkheim, Frazer, Wallace entre otros; nace en el seno de la religión, vinculada al manejo de energías duales, en donde el hombre y la mujer se debaten los roles de género en cuanto a la práctica y experticia de la misma.

En las cosmovisiones salvadoreñas es bien reconocido hablar de “Los brujos de Izalco”, en donde existen una infinidad de relatos que hablan sobre el poder místico y manejo de energías que realizan los brujos y brujas, para resolver cualquier problema existencial. Es en ese punto metafísico, donde se manifiestan los estados de ánimo, la fe y la creencia; como parte de los estados animistas que pone de manifiesto el accionar de dichos personajes dentro de la población izalqueña, y de ahí su importancia dentro de la oralitura, como eje central de todo proceso de interpretación desde la perspectiva etic´s del investigador, sin omitir la postura emic´s de los sujetos en estudio.  En ese sentido, se retoma el siguiente aporte de Don Lipe Pilia Chile (2018), quien compartió parte de la oralitura izalqueña en el siguiente aporte de entrevista no dirigida:

Antes los hombres, ¡¡¡¡eran enhierbados!!!  tenían la propia esencia del cabudo[2]!! el que aprendiya, dicen que!!!  les decían maistro!!! los brujos!!…. me enseña? ¡si hombre vení! ¡¡¡unos que no podían leer!! a los 6, 8 meses!! ya podían algo… te querés enhierbar? ¡así, le decían!!  cómprate un petatio nuevo!!! la decían un petate nuevo!!! a las doce la noche, te espero en la puerta del panteón!!!!, ya llegaba el aprendiz… el maistro ya estaba allí, y ya él salía de toro o de tunca… quizás no pasaba llevándoselo!!! allí lo probaba primero él, si se defendían iban a recibir la hierba, y si él se los llevaba con eso tenían!! ya era primicia…con tal que un maistro así hizo!! se echó el primero!!! quedó uno, a los meses le dijo que si quería aprender, quería enyerbarse, sí,…. y fue con su petatio…a esperarlo a las 12 de la media noche… pero ese aprendiz si era listo y jodido!! cuando llego a las 12 de la noche a la entrada del panteón, venía una vaca puta con los ojos colorados, y los grandes cuernos!! y dice encima de él…ja!!! paso!!!

Figura 1. Entrevista con Don Felipe Pilia Chile, mayordomo de la cofradía San Francisco de Asís. Fotografía cortesía de Francisco Santos Alvarenga, el día 4 de julio de 2018.

En el fragmento anterior se puede observar la fase preliminal del rito de paso o de iniciación de un joven aprendiz de brujo en Izalco; en ese punto reside el análisis de Strauss (1987), quien atribuye un carácter psicológico, sobre la base de una estructura intangible alojada en el pensamiento humano. Tal como lo define Pilia Chile (2018), del cual se retoma el relato de los recuerdos condensados en la memoria de quien aporto desde su narrativa lo siguiente:

¡Al ratito venía él maistro hecho gente como particular!  como nada había hecho, y le dice: ¿ya viniste? ya, está bueno… ¿qué vistes?… Jah!! un animalito que paso y se echó para allá…el maistro era que se lo quería bailar…vaya pues, hoy te vas al centro del panteón, allá porque buscaban el sepulcro donde habían enterrado un matado, ahí llegaba el diablo y se acostaba él, en la pura tierra desnudo, pero no era carne, sino que solo huesos!! el huesamiento, sólo los ojos un verde y un rojo y los cachotes….un pie de gente y uno de buey, y el maistro aconsejaba al aprendiz que le hablara, háblale con primor, porque es tú amigo… le dijo…si no quiere levantarse… dale la mano y lo levantas y le pones el petatio, que se acueste… medía vez se acueste, te va a dar las cosas que vos querés!! ¡Puta dice… cuando él llegó… jahhhh el voladito mero serio…amigo le dijo, que está haciendo ahí en el suelo…no le hago no, levántese que aquí está un petate para que se acueste…levántese le voy ayudar!  le dijo… y le dio la mano…jaaaaa!!! jueputa y puro hielo el hueso!! solo hueso!! puro hielo!! lo levantó y se acostó en el petate… ahí vio el diablo que si tenía huevos!! y tenía interés, vaya le dijo!!! te vas a enhierbar?  un posillo, ¡así ve!! ¡Pus con sangre del muerto… y eso sólo tenía que beber!!  si se lo bebía, eso era un diablo completo!!!! pero eso era de huevos y de espíritu gordo!! pero sí es espíritu de gallina, él solo lo bebe y se muere!!! Esos eran los brujos de primera categoría…

Otra práctica que realizan los brujos en Izalco es el hurto de objetos santificados en los rituales y reforzados por las oraciones que la feligresía realiza tanto de las iglesias católicas como de los espacios físicos en donde se le rinde culto a los santos y deidades izalqueñas, las cuales se entremezclan en cada imagen que se resguardan en las cofradías.

Para el estructuralismo la «estructura» no está en el objeto en su interior sino es el objeto mismo su exterior, lo visible lo que hace que éste sea por ende “el objeto científico” de estudio para el enfoque estructuralista; desde el cual su contenido es singular o particular en términos del lenguaje y, por ende, no puede ser aplicado a otros objetos similares. Por su parte Viet (1973), destaca lo siguiente: “Depende entonces de la representación que se adquiere de la realidad y la manera de ubicarse frente a esta, en la tarea del conocimiento”.

El análisis se centra entonces en el estado patológico y su localización, dando paso a una manipulación psicológica del órgano enfermo. En ese sentido, siguiendo con el análisis del “acto de fe”, presente en la psiquis de la feligresía izalqueña, se retoma el siguiente fragmento registrado de entrevista guiada con Carlos Leiva Cea (2018), historiador y curador local, quien expreso:

A un amigo mío le ha contado el mayordomo de la cofradía de Santa Lucia, como tiene que estar listo el mayordomo a quitar ese pañuelito nuevo que deja el devoto […] un pañuelo ya rezado y cristianizado, porque si no llega un enviado o el brujo mismo, y cuando vienen a sentir lo ha robado… ¿pero para qué sirve ese pañuelo?… pregunte por ahí y le van a decir como un brujo de Izalco descubrió para lo que podía servir un pañuelo…. Que hasta incluso en Estados Unidos que le regalaron hasta un gran automóvil a un brujo, porque un muchacho que se estaba muriendo, los médicos no encontraban de qué verdad […] y le contaron a mi amigo, que había sido enterrado alguien en Nueva Orleans […], con el pañuelo, y ese alguien había muerto de meningitis.

Por su parte Strauss (1987), analizó, como el “acto de fe”, combate las perturbaciones fisiológicas que enfrenta una mujer en estado de embarazo, ante la problemática que involucra el afectar al nuevo ser que viene en camino; en donde es ausente el contacto físico entre chamán y la mujer embarazada enferma.

Desde el enfoque estructuralista, Lévi Strauss (1987), destaca que al analizar la estructura interna de los mitos se debe enfatizar “el mito solo puede entenderse en su contexto cultural […] es un esquema estructuralmente ordenado […] que está detrás del comportamiento social”.  asi mismo Strauss (1987), define el éxito de la cura transmitida por el chamán a través del acto ritual, revitalizándose así la creación del mito, sobre la base de un consenso de fe en la destreza demostrada en el acto ritual por parte del guía espiritual; partiendo del mundo físico y al universo fisiológico, del mundo exterior a lo intrínseco en ella, la mujer embarazada enferma, entendiéndose así una relación entre el ser humano y el universo que lo rodea desde el punto de vista estructuralista y del psicoanálisis Freudiano. Por lo consiguiente en Izalco, el mito está implícito en el robo objetos sagrados en Izalco, tal como Leiva Cea (2018), menciona en el siguiente relato:

Un amigo mío me ha contado, de como en los Remedios [hace referencia al templo donde se ubica la cofradía] el mayordomo, también está ojo al Cristo con la cera que se acaba de quemar, yo le he fotografiado: son cabecitas piernitas, bracitos o cuerpos enteros, como ahí lleva las oraciones de la gente… entonces las brujas están listas para robar esa cera y también trabajan mucho con huesos (…) remítase Schultze Jena, recuerde como la misma gente que ha perdido sus familiares por lo trágico de fuego del coloso ese de Guatemala, aunque sea los huesitos quedan, entonces Schultze Jena, habla de cómo de los huesecitos de los venaditos se formó “El Padre Eterno” que es la gran serpiente en Izalco, y que formó al nuevo hombre….

Figura 2. Entrevista con Carlos Leiva Cea, realizada el día domingo 17 de julio de 2018. Fotografía cortesía de Francisco Santos Alvarenga.

Este robo de objetos de las cofradías, tiene a su base el absorber la energía depositada en los mismos, para encauzarla hacia otros horizontes o fines; los cuales desgastan al mismo brujo, descartándolo de toda posibilidad de redención ante las animas que ha afectado con su proceso ritual, ya que el mundo espiritual es ordenado (García, 2018), y si ese orden es alterado, las consecuencias para él o la brujo/a, que desarrollan dichas prácticas espiritistas, son irreversibles para su integridad física y espiritual, debido a que cuerpo y mente están unidas por un cordón umbilical, visto asi desde el gnosticismo cristiano[3].

Figura 3. Fragmento de Imagen de Santa Lucia, en donde se refleja la vista como parte del poder curativo del imagen en Izalco, cada feligrés debe depositar sobre los ojos un pañuelito nuevo, y tomar el que ya está rezado y cristianizado, imagen retomada de http://www.izalcopiadoso.net/cofradias/santalucia.html

La eficacia simbólica del ritual según Strauss (1983) se desarrolla a través de la manipulación o manejo de la mente del paciente; en donde el chamán genera un ambiente ameno y equilibrado con el paciente, para lograr su efecto psicosomático y lograr de esta manera la curación del paciente. Sin embargo, no todo es bonanza en la vida de un brujo, existen riesgos que enfrentan en su práctica; los cuales son necesarios abordar, para dimensionar las implicaciones de sus actos. Los cuales se presentan el siguiente fragmento de entrevista guiada:

Una vez vino una mi comadre de Armenia, ¡a decirme si conocía un brujo… ella quería quitar una persona al chilazo!… miré le dije yo, si a eso viene, allí sí no le puedo ayudar, no me comprometo a buscarlo, porque son trabajos fregados!… pero bien voy a ir donde un muchacho que medio conozco… ¡Si me dijo él, yo le puedo hacer el trabajo!, pero un trabajo peligroso como él que ella quiere!! … ¡Que me dé diez mil! ¡Me dijo… dígale que, si me da diez mil, le hago el trabajo, que ella quiere rápido!! Si me da diez mil… ¡voy restándome yo!, me dijo, porque el trabajo así, ¡no están fácil!  al fin, volvió a venir la señora, y le dije: ¡fui donde fulano, y me dijo que, si le da 10 mil, le hace el trabajo, y si no, no!! Porque es un trabajo arriesgado y que va restándole a él, y me dice ella; ¡uy que caro! no es fácil le dije yo: realmente son brujos!! Llevan una vida arrestada, la que viven ellos, porque si llega alguien más vivo que ellos y lo matan, y no sirve la brujería, ¡y es allí donde ellos van arrestados!!, por eso ponen ese precio tan caro (Musto, 2018).

La interacción es un elemento a través del cual se establece el universo simbólico del ritual y su evidente carga psíquica, cuando Strauss distingue el dialogo que establece el chamán o curandero[4], para que éste logre entrar en la mente de la persona enferma a nivel psíquico hasta llegar a la profundidad del subconsciente del o la paciente; es ahí donde reside los elementos binarios: mito y operaciones, enfermo y paciente, que es simbolizado en el ritual de curación. Cuando se dice: “La estructura está envuelta en el proceso del conocimiento, que en su desarrollo está marcado por la noción de realidad que se adquiere en ese mismo proceso” (Viet, 1973): dependiendo de la realidad concreta y abstracta, en la que está envuelta el ser humano, así se configuran las estructuras en la codificación del conocimiento, y por ende en la noción de la realidad que se tiene, y del tipo de sociedad a la cual pertenece el individuo.

Por lo tanto, la dualidad se ve manifestada en los objetos que son utilizados por cofrades, para hacer sus devociones a los santos de las mesas altares mayores, consideradas así por los portadores de cultura y expertos en el tema; Leiva, Pilia, Musto y García, en donde aprovechan los brujos reconocidos para alimentarse de la energía, una especie de vampirismo para los gnósticos. Esto significa que el acto ritual que realiza el chamán, esta reforzado por una carga mentalista, manifestada en la fe, sin la cual no sería posible codificar eficientemente el sistema de creencias, del cual toman como base los brujos de Izalco para manifestar sus habilidades psíquicas en el manejo de energías espirituales.

Ahora bien, al analizar el caso de los oracionistas, se puede apreciar como dichos a dichos sujetos, se le atribuye como antagónicos de los brujos, dicho en palabras de Don Lipe Musto (2018), se presenta el primer caso de un duelo entre ambos:

¡El que puede oraciones, es más pícaro que él brujo!! ¡Ellos pueden más que el brujo… el que puede oraciones, solo la oración fuerte trabaja!… una vez contaba mi abuelo, que allí por Jesús Nazareno, se juntaron los dos, un brujo con un oracionista, se pusieron cita ahí por la esquina Jesús Nazareno, a las 12 de la noche… ¡vaya pues te voy aceptar! ¡Le dijo el oracionista al brujo!!, porque los dos se afamaban… con gusto te acepto!!, el de las oraciones hizo un facsial bien encebado!! ¡Y se fue… como a las doce dice… un Tuuuncon así pujándole!!  y pammm, le jampo el primer arrialazo!!, tres le aguanto… sale la tunca ahí pujando para abajo!!… al ratito venía un chucho!!! ¡Lo mismo tres arrialazos y no le aguanto!!!, al ratito venía un cabro!!! ¡Lo mismos dice, no la vieron!!! ¡Al otro día dice que se juntaron los dos!! ¡Otra vez, Puuta!! ¡Le dijo, sos jodido vos, dice que le dijo el brujo, sos jodido vos, me distes verga anoche, a los dos, sos jodido… a vos tenes la culpa (le dijo el oracionista), vos me has citado!!, pero yo no puedo nada! ¡Vos te la llevas de vergón ay, vos podes más que yo!!…

Es a través del discurso, como lo definió Strauss (1987), en donde está la estructura se codifica, y por ende se establece como una ley que la población de seguir para mantener vigoroso los lazos de hermandad en la comunidad; en ese sentido, es dicha estructura y no los sujetos individuales, la que cumple la función simbólica que ha de analizarse desde lo colectivo pasando por lo individual y llegando así al inconsciente en donde reside la estructura que es la materia prima o el sujeto de estudio para el estructuralismo.

En conclusión, para Strauss (1987), “es importante recalcar el aspecto colectivo en cuanto a las prácticas religiosas, como una sociedad puede retener y compartir ciertas creencias, como este último aspecto social juega un papel crucial en la validez o falsedad de dichas prácticas o creencias”.

Figura 4. Entrevista guiada con Don Felipe Musto, el día 8 de julio, tomada por Francisco Santos.

No obstante, en el manejo de energías entre brujos y oracionistas, en el duelo anterior, el ego del primero fue herido; y como es de esperarse, el que es necio, no aprende con la primera lección, por el contrario, busca recuperar su ego herido mediante otra situación similar, para verificar si su accionar anterior tuvo alguna falla. En ese sentido se presenta el segundo duelo entre ambos citados anteriormente:

¡Se pusieron otra cita!! ¡Siempre con la picardía, no lo pudo fregar!, pongámonos otra cita!! Está bien, ay vamos, entonces fue en la casa y dice mi abuelo: ¡él (el oracionista) se puso en una silla, y va de vigiarlo el brujo, que quería dentrar, y el oracionista, bien dormido en su cama! ¡El miraba que el señor estaba sentado… y que… las mismas oraciones, eran lo que lo estaba reflejando, y el oracionista… bien fondeado en su cama, y el brujo vigiándolo allí que se durmiera, la misma oración no lo dejaban que entrara al brujo… Puta me fregaste anoche dice que le dijo el brujo!! Me desvele y vos te desvelaste también… ¡Yo no… le dijo el oracionista… yo bien dormido estaba, allí chistando!!, vos te desvelaste! ¡Yo no, yo estaba en mi cama, la oración era la que estaba trabajando… en la forma de él… jajaja…el oracionista podía más que el brujo… el oracionista trabaja con sus oraciones, en cambio el brujo trabaja con el libro infernal… es como la oración de las imágenes, la oración de Jesús Nazareno es fuerte…la de San Antonio, son oraciones fuertes… el oracionista, las reza en las noches!!… son historias de antes, de los viejitos brujos!!, que se conquistaban entre ellos, para ver quién podía más (Musto, 2018).

En esta lucha de poderes espirituales de ambos sujetos antagónicos, mencionados anteriormente, en plenos siglo XXI, Leiva Masin (2011), destaca de los brujos en Izalco “esta práctica está más vinculada a la capacidad de transformarse en animal, a la de ‘poner y quitar males’ (generar o quitar enfermedades) y a la de retirar o acercar a personas de la vida de alguien” (pág.120).

Figura 5. Fragmentos de oraciones dedicadas a San Cipriano, imagen tomada de https://images.search.yahoo.com/ 

Figura 6. Representación de las oraciones a San Cipriano, para asegurar el amarre en el amor. Tomada de https://www.mundo-esoterico.online/oracion-san-cipriano/

4. Conclusiones

La lucha espiritual entre brujos y oracionistas ha sido el devenir histórico de los Izalqueños; de ahí su reconocimiento a nivel nacional, como el pueblo o la ciudad de los brujos, en donde se han registrado fuertes duelos entre ambos, para demostrar quién es el que tiene mayor manejo de las energías. Sin embargo, en el caso de los brujos, estos se alimentan de la fe de los cofrades y de la feligresía en general, cuando hurtan objetos ceremoniales, como lo son las candelas en la cofradía de Los Remedios y los pañuelitos en la cofradía de Santa Lucia; en donde ellos logran encauzar dichas oraciones o peticiones a ambas imágenes, con fines oscuros y mercantilistas, logrando sus objetivos, cuando dicha energía se entremezcla con las practicas rituales del libro infernal, o el libro de San Cipriano o tesoro de los hechiceros o brujos.

5. Recomendaciones

Es necesario dar seguimiento a este tipo de investigación cualitativa con enfoque etnográfico, para profundizar a través de la descripción densa que permite la antropología, un estudio minucioso sobre la ritualidad y espiritualidad de la población indígena izalqueña como sujetos activos y no pasivos; por ende “la agencia”, permite un estudio adecuado desde la teoría –practica como enfoque alternativo a lo descriptivo y denso de la etnografía, que es el método especializado de la ciencia del ser humano.

Referencias

  1. Avelar, E. (2017). Izalco Piadoso. Obtenido de Valioso Legado Cultural: http://www.izalcopiadoso.net/
  2. Hernández, M. (2018, julio). [Entrevista con Alonso García, mayordomo de la cofradía de Padre Eterno: Mitología y oralitura en las cosmovisiones izalqueñas]. Grabación de audio.
  3. Hernández, M. (2018, enero). [Entrevista con Álvaro Sermeño, antropólogo y docente de la Escuela de Artes, Universidad de El Salvador: seres mitológicos en la cosmovisión indígena]. Grabación de audio.
  4. Hernández, M. (2018, julio). [Entrevista con Carlos Leiva Cea, historiador, restaurador y comunicador: Las cofradías y mayordomías en Izalco,durante el siglo XXI y sus antecentes históricos]. Grabación de audio.
  5. Hernández, M. (2018, julio). [Entrevista con Felipe Musto, mayordomo de la cofradía de Santa Lucía: La doctora de la ceguera de los izalqueños]. Grabación de audio.
  6. Leiva Masin, J. (2011). Los Izalcos.Testimonio de un indígena (1ª ed.). (UES, Ed.) San Salvador, El Salvador: Universitaria.
  7. Levi Strauss, C. (1987). Antropología Estructural. Barcelona: Paidós.
  8. Miller, B. (2016). Antropología cultural (7ª ed.). Madrid, España: Pearson Educación.
  9. Vázquez Mantecón, M. d. (2005). Las reliquias y sus héroes. Estudios de historia moderna y contemporánea de México(30), 47-110.
  10. Viet, J. (1973). Los métodos estructuralistas en las ciencias sociales. Buenos Aires, Argentina: Amorrortu.

Notas

[1] Se trata de una forma de equilibrio dinámico que se hace posible gracias a una red de sistemas de control realimentados que constituyen los mecanismos de autorregulación de los seres vivos. Ejemplos de homeostasis son la regulación de la temperatura y el balance entre acidez y alcalinidad (pH).

[2] Hace referencia al diablo dentro del mundo occidental.

[3] El termino hace referencia a los gnósticos que se han separado de la iglesia institucionalizada

[4] También conocido así en otras latitudes de Latinoamérica

Cuenta de Editor

Referencias Bibliográficas

  1. Avelar, E. (2017). Izalco Piadoso. Obtenido de Valioso Legado Cultural: http://www.izalcopiadoso.net/
  2. Hernández, M. (2018, julio). [Entrevista con Alonso García, mayordomo de la cofradía de Padre Eterno: Mitología y oralitura en las cosmovisiones izalqueñas]. Grabación de audio.
  3. Hernández, M. (2018, enero). [Entrevista con Álvaro Sermeño, antropólogo y docente de la Escuela de Artes, Universidad de El Salvador: seres mitológicos en la cosmovisión indígena]. Grabación de audio.
  4. Hernández, M. (2018, julio). [Entrevista con Carlos Leiva Cea, historiador, restaurador y comunicador: Las cofradías y mayordomías en Izalco,durante el siglo XXI y sus antecentes históricos]. Grabación de audio.
  5. Hernández, M. (2018, julio). [Entrevista con Felipe Musto, mayordomo de la cofradía de Santa Lucía: La doctora de la ceguera de los izalqueños]. Grabación de audio.
  6. Leiva Masin, J. (2011). Los Izalcos.Testimonio de un indígena (1ª ed.). (UES, Ed.) San Salvador, El Salvador: Universitaria.
  7. Levi Strauss, C. (1987). Antropología Estructural. Barcelona: Paidós.
  8. Miller, B. (2016). Antropología cultural (7ª ed.). Madrid, España: Pearson Educación.
  9. Vázquez Mantecón, M. d. (2005). Las reliquias y sus héroes. Estudios de historia moderna y contemporánea de México(30), 47-110.
  10. Viet, J. (1973). Los métodos estructuralistas en las ciencias sociales. Buenos Aires, Argentina: Amorrortu.

Cita recomendada en formato APA

Hernandez Vásquez, M. A. (2020). Oralitura y eficacia simbólica izalqueña: los duelos espirituales entre brujos y oracionistas. Revista Nuestro Tiempo, 18(1), pp. 60-69.