Comparte

El Salvador: Impacto de la pandemia del COVID-19 en la educación

Revista Nuestro Tiempo, Vol. 19, julio – diciembre 2020, páginas 1-3
28 Accesos
1 Descargas
0 Veces compartido
Mauricio Manzano
Universidad Luterana Salvadoreña, El Salvador[email protected]

Editorial

Uno de los sectores más afectados por la pandemia del COVID-19 ha sido el educativo. De acuerdo a la UNESCO, hay más de 1, 500 millones de estudiantes afectados a nivel mundial, lo que representa más del 60% de la población estudiantil y más del 15% de la población mundial. Las proyecciones indican que casi 24 millones de estudiantes desde primaria hasta universidad podrían abandonar las clases a causa del impacto económico de la crisis sanitaria. UNESCO (2020).

En El Salvador el 100% de la comunidad estudiantil fue afectada por la pandemia, más de un millón 300 mil estudiantes desde primaria a secundario tuvieron que seguir las clases por la modalidad virtual y alrededor de 190 mil estudiantes de educación superior. El cambio de modalidad educativa dejó ver las enormes brechas de desigualdad social en el país y la vulnerabilidad de algunas instituciones de educación.

Según un proyecto de ley para la “inclusión digital universal” de la Asamblea Legislativa de noviembre del 2019, en El Salvador solo el 30% de la población tiene internet, muy por debajo de lo recomendable para llevar a El Salvador al desarrollo, por eso la propuesta de ley pretende dar las herramientas tecnológicas para la sociedad digital de la información y del conocimiento de toda la población (Ramos, C (2019). La iniciativa tiene como objetivo que la mayoría de los ciudadanos tengas acceso a Internet y puedan participar en discusiones públicas y estar más informados. Por su parte, la DIGESTYC (2019) a través de los resultados de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples reflejan que el 48.8% de la población de 10 años y más utiliza internet. Este indicador en el área urbana es del 58.4% (1, 942,330 personas) y en área rural es de 35.1% equivalente a 813,095 personas que utilizan internet.

Ciertamente el acceso a Internet de las familias salvadoreños es muy bajo y esta situación deja ver la desigualdad en la educación salvadoreña, muchos estudiantes, aún no se sabe con exactitud, unos hablan del 60% sin acceso Internet y eso complicó la continuidad de la educación cuando pasó a la virtualidad. Otro elemento que ha dejado ver la pandemia es el mito de que las generaciones de jóvenes eran digitales, la pandemia nos mostró que los jóvenes saben de redes de comunicación, como Facebook, Instagram y otras redes de entretenimiento, pero poco sabían de plataformas virtuales educativas.  Asimismo, el claustro docente en 80% no estaba preparado para dar clases virtuales. La misma experiencia se percibió en la mayoría de Institutos de educación, la pandemia sorprendió y revelos las debilidades en competencias cognitivas.

Además de revelar debilidades la pandemia cambió otras prácticas. Con las clases virtuales se perdió la interacción real y pasamos a una interacción mistérica, es decir, no se sabe si los estudiantes están conectados, no se puede ver sus gestos, de aprobaciones, de dudas, asombro etc. La participación es también limitada, hay poca discusión, incluso pocos se conectan a las clases. Respectos al aprendizaje, las clases virtuales ha demandado flexibilidad por parte del profesor y el reconocimiento de que la estructura controlada de una clase presencial no es replicable en línea, de este modo afectó la calidad de la educación.

Hay algo importante en medio de toda esta experiencia que nos ha revelado debilidades y fortalezas también nos ha exigido cambios, nos ha desafiado a reflexionar la forma como se organizan las instituciones, la misión, visión, como se enseñar y, sobretodo, como superar el impacto negativo. Un desafío es buscar fines cercanos y cuando se alcancen elaborar otros más complejos pero igual cercanos, se confirmó la caída de los megos relatos y los proyectos a largo plazo. También es necesario hacer una revisión curricular continua y ajustarla periódicamente, la resiliencia también debe integrarse en nuestros sistemas educativos. Hay que cambiar los procesos evaluativos, la educación virtual demanda otros tipos de evaluaciones formativas.

Debe fomentarse la investigación educativa con el objetivo de tener evidencias para tomar decisiones. Las instituciones deben tener en permanente formación a su claustro docente y apoyarlos con los recursos didácticos que demanda la educación virtual. Como instituciones de educación superior en conjunto debería presionar para que el internet sea declarador bien público, es prioridad del Estado velar que haya Internet y alta conectividad en todos los hogares. Por último, que no es lo último, la pandemia dejó obsoleta los sistemas jurídicos de la educación, la ley de educación está pensada y hecha para una educación presencial, la educación virtual llegó para quedarse, es necesario reformar la ley general de educación y todas las normas jurídicas relacionadas con la educación.

La vulnerabilidad y desigualdad de los sectores más pobres es evidente y común en todas las dimensiones donde la pandemia ha impactado. Por tanto, la reflexión y elaboración de políticas públicas son urgentes con el objetivo de minimizar el impacto negativo. En salud conocemos mejor el sistema y cómo funciona, es necesario hacer una reforma en todas sus estructuras para brindar un servicio de calidad.

El ramo de la economía es delicado, es necesario incentivar la economía y las empresas que han tenido problemas financieros apoyarlas con créditos a bajos intereses. El índice desempleo es alto, incentivando la iniciativa privada y la micro y mediana empresa se pueden activar empleos de calidad. Es necesario cerrar la fisura de la incertidumbre y crear políticas públicas y económicas con objetivos claros.

En la dimensión política, es urgente que las políticas se desarmen de sus intereses partidarios y electorales y trabajen ´por un plan de nación, donde el centro sea el ser humano, el bien común. Sería ideal que los políticos comprendieran que el bien común no demanda unicidad en el modo de pensar, sino en el objetivo que los une y trabajen en pos de esos fines en beneficio de toda la sociedad.

La educación demanda de políticas educativas inclusivas y equitativas que minimicen la desigualdad social y que favorezcan a los sectores más vulnerables. La crisis que ha revelado la pandemia no está distribuida de manera equitativa: los niños y jóvenes más desfavorecidos son quienes menos acceso han tendido a la escuela y son ellos los primeros en abandonarla por la pandemia, aún no sabemos la deserción escolar, pero sin duda es alta. La pandemia nos desnudó como sociedad y evidenció la verdadera crisis, esa crisis es la de siglos, la profunda brecha de desigualdad social que existe.

Bibliografía

  1. Coronavirus, El mapa mundial del coronavirus. Disponible en: https://www.rtve.es/noticias/20200612/mapa-mundial-del-coronavirus/1998143.shtml
  2. Fundación para el Desarrollo de Centroamérica (FUDECEN). Disponible en: https://www.fudecen.org/
  3. La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social. Informe de coyuntura, mayo 2020. Disponible: http://fusades.org/
  4. Informes preliminares de Ministerio de Agricultura y Ganadería. Disponible en: http://www.mag.gob.sv/informe-preliminar-danos-por-tormenta-tropical-amanda-en-agricultura/
  5. Vides, C (2020). No funcionan más de 1,000 UCIs en El Salvador como asegura Bukele. Disponible en: https://www.elsalvador.com/noticias/nacional/coronavirus-bukele-miente-sobre-cifra-de-ucis-en-el-salvador/740956/2020/
  6. Procuraduría de Derechos Humanos (2020). Informe preliminar sobre covid-19 y derechos humanos en el salvador, San Salvador, El Salvador. Disponible en: https://www.pddh.gob.sv/portal/Publicaciones/2020/06/informe-preliminar-junio-2020.pdf
  7. Banco Mundial (2020). Perspectivas Económicas Mundiales. Disponible en: https://www.bancomundial.org/es/publication/global-economic
  8. DIGESTYC (2019). Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM9). Disponible en: file:///C:/Users/PAVILION%20G4/Downloads/PUBLICACION_EHPM_2019%20(1).pdf

Cuenta de Editor

Referencias Bibliográficas

  1. Coronavirus, El mapa mundial del coronavirus. Disponible en: https://www.rtve.es/noticias/20200612/mapa-mundial-del-coronavirus/1998143.shtml
  2. Fundación para el Desarrollo de Centroamérica (FUDECEN). Disponible en: https://www.fudecen.org/
  3. La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social. Informe de coyuntura, mayo 2020. Disponible: http://fusades.org/
  4. Informes preliminares de Ministerio de Agricultura y Ganadería. Disponible en: http://www.mag.gob.sv/informe-preliminar-danos-por-tormenta-tropical-amanda-en-agricultura/
  5. Vides, C (2020). No funcionan más de 1,000 UCIs en El Salvador como asegura Bukele. Disponible en: https://www.elsalvador.com/noticias/nacional/coronavirus-bukele-miente-sobre-cifra-de-ucis-en-el-salvador/740956/2020/
  6. Procuraduría de Derechos Humanos (2020). Informe preliminar sobre covid-19 y derechos humanos en el salvador, San Salvador, El Salvador. Disponible en: https://www.pddh.gob.sv/portal/Publicaciones/2020/06/informe-preliminar-junio-2020.pdf
  7. Banco Mundial (2020). Perspectivas Económicas Mundiales. Disponible en: https://www.bancomundial.org/es/publication/global-economic
  8. DIGESTYC (2019). Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM9). Disponible en: file:///C:/Users/PAVILION%20G4/Downloads/PUBLICACION_EHPM_2019%20(1).pdf

Cita recomendada en formato APA

Manzano, M. (2020). El Salvador: Impacto de la pandemia del COVID-19 en la educación. Revista Nuestro Tiempo, 19(julio-diciembre), pp. 1-3.