Comparte

Clima escolar y expresiones de violencia en Centros Escolares Públicos

Revista Nuestro Tiempo, Vol. 18, enero – junio 2020, páginas 43-59
18 Accesos
7 Descargas
0 Veces compartido
Mauricio Manzano
Miembro de la Unidad de Investigación de la Universidad Luterana Salvadoreña[email protected]
Secciones

Resumen

La investigación busca detectar las diferentes expresiones de violencia y el clima escolar imperante dentro de los centros educativos públicos en una muestra nacional. Dichas expresiones como manifestaciones de un clima positivo o negativo que provoca en la comunidad educativa resultados que pueden incidir en la permanencia, rendimiento, estrés individual y colectivo, riñas, enemistades y divisiones tanto entre estudiantes como entre docentes y padres de familia.

Se busca comprender si el clima social tiene un reflejo dentro de la comunidad educativa y la manera en que los responsables de la educación tanto docentes como administrativos, perciben y fomentan mejores condiciones para limitar o eliminar las expresiones de violencia en sus ambientes educativos. Dichas manifestaciones, se abordan desde diferentes perspectivas, entendiendo que la violencia no solamente es física, sino también sicológica la cual daña enormemente la capacidad de las personas para alcanzar la tranquilidad y la armonía dentro de los grupos estudiantiles.

Palabras clave: Clima escolar, expresiones de violencia, educación, clima social.

School climate and expressions of violence in Public Schools

This research seeks to detect the different expressions of violence and the school climate prevailing within public schools in a national sample. Such expressions as manifestations of a positive or negative climate that causes results in the educational community that can affect attendance, academic results, individual and collective stress, quarrels, enmities and divisions both between students as between teachers and parents.

It seeks to understand whether the social climate has a reflection within the educational community and how both teachers and administrators perceive and encourage better conditions to limit or eliminate expressions of violence in their educational settings. These manifestations are addressed from different perspectives, understanding that violence is not only physical, but also psychological which greatly damages people’s ability to achieve tranquility and harmony within groups Student.

Keywords: School climate, expressions of violence, education, social climate.

Introducción

El artículo 52 de la Constitución Nacional señala que la educación es un derecho inherente a la persona humana, en consecuencia, es obligación y finalidad primordial del Estado su conservación, fomento y difusión. En el artículo 85 la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia. LEPINA, señala la responsabilidad del Estado para hacer efectivo el cumplimiento del derecho a la educación integral, inclusiva, gratuita y de calidad.

Por su parte, la UNESCO, señala que el derecho a la educación se centra en tres dimensiones interrelacionadas e interdependientes: derecho al acceso a la educación, derecho a una educación de calidad y derecho al respeto en el entorno del aprendizaje (UNESCO y UNICEF, 2008).

Cuando se menciona el entorno se hace alusión al espacio y todo lo suyo que adquiere ese espacio. El concepto esta en relación con la definición de clima escolar, que hace referencia a las condiciones dentro de un centro educativo. Es la manera en que la escuela es vivida por la comunidad educativa, las relaciones interpersonales que se establecen, y por ello incide sobre las actitudes de todos los implicados y sobre la calidad de la educación. La calidad de las relaciones interpersonales corresponde al significado personal que cada uno atribuye a ello en el establecimiento, considerando experiencias, creencias, motivaciones y expectativas personales. Es el elemento central del concepto de clima escolar, el cual corresponde al contexto o características psicosociales en que se dan las relaciones interpersonales (Cornejo & Redondo, 2001). Es en este contexto donde se generan conflictos, muchos de los problemas que existen en la escuela se refieren a cuestiones no estrictamente relacionadas con la instrucción, sino a aspectos y factores contextuales y organizativos que inciden indirectamente en los resultados educativos finales.

En este estudio se proyecta describir el clima escolar y las expresiones de violencia más frecuentes en las instituciones educativas públicas, a la vez se sondea la relación entre el clima escolar y las manifestaciones de violencia al interior de éstos.

El estudio se realizó en 12 meses calendario, a partir del mes de enero 2019, hasta enero de 2020. El estudio fue en los departamentos de: San Miguel, La Paz, Cuscatlán, Chalatenango, San Salvador, Cabañas, Santa Ana y la Unión. La población fueron los estudiantes activos e inscritos que cursan tercer ciclo y bachillerato de los Complejos educativos públicos de los departamentos seleccionados.

Respecto a la metodología. La investigación es Mixta. Se utilizaron para “la recolección y el análisis de datos cuantitativos y cualitativos para realizar inferencias producto de toda la información recabada y lograr un mayor entendimiento del fenómeno bajo estudio” (Sampieri, et al, 2010).

La investigación desde un ámbito descriptivo. La población son los estudiantes de los centros escolares públicos que a la ves es la población es el objeto de estudio y de la cual se extraerá el muestreo. Los instrumentos para a recolección de la información fueron la observación participante, la encuesta y la entrevista.

El estudio consta de cuatro partes: en el primer apartado se describe la problemática de la educación salvadoreña en relación con la violencia en su entorno. En el segundo apartado se mencionan ciertas teorías que sirven como fundamento teórico del tema. El tercer apartado se realiza el análisis de los resultados derivados de las encuestas y las entrevistas. Se cierra con unas breves conclusiones

1. Descripción del problema

La violencia es un fenómeno tan amplio y gravitante que se mete por todos los intersticios de la realidad social. El Salvador es uno de los países con más altos índices de violencia en América Latina. Esta violencia ha afectado todos los sectores de la sociedad. Un estudio realizado por PNUD-AECID, 2015, titulado “Entre Esperanzas y Miedo, La Juventud y la violencia en El Salvador”, revela que la situación de violencia ha alcanzado niveles epidémicos; a pesar de una drástica reducción de los homicidios la tasa por cada 100,000 habitantes era de 70 en 2011 y disminuyó a 40 en 2013, el país vuelve a ver en 2014 tasas tremendamente altas y se mantiene como uno de los más violentos del mundo. Según encuestas de opinión pública, testifican que, un 28% de la población salvadoreña afirma que el principal fracaso de los gobiernos se da en el ramo de la seguridad y la delincuencia (Iudop-UCA, 2019) y la población percibe que la razón principal por la que el país está mal es debido a estos factores.

La tasa de homicidios de jóvenes por cada 100,000 habitantes aumentó de 114.9 en el 2010 a 165.2 en el 2015 y descendió a 105.9 en el 2017 (PNC, 2018) Según los informes de la Policía Nacional Civil y el Instituto de Medicina Legal en los últimos 10 años, 2009 al 2018, se han registrado 33, 688 homicidios en el país. Respecto a los desaparecidos, según la FGR se reportan alrededor de 3500 personas al año.

Esta violencia generalizada ha afectado el área educativa; muchas escuelas están situadas en entornos de alta peligrosidad, afectando los centros educativos en su interior y el nivel de aprendizaje de los estudiantes, además, ha afectado la permanencia, una de las causales de deserción registradas por el MINED es la violencia. Ha afectado, igualmente, el desarrollo normal de las clases del currículo. En una frase la violencia ha afectado la calidad de la educación.

La violencia es una espiral que envuelve no sólo el entorno sino también la personalidad de los sujetos. En este estudio partimos de la premisa que la violencia es derivada, es decir, aprendida, y para comprenderla con mayor precisión es necesario conocer las variables que se mueven en el entorno, el ambiente donde viven los estudiantes, las practicas realizadas en los centros educativos, las normas disciplinarias que rigen el centro educativo y condicionan uno u otro tipo de relación con los alumnos. Las preguntas que nos sirven de guía son: ¿Cuál es el clima escolar y las expresiones de violencia más frecuentes en los Centros Escolares públicos? ¿Existe relación entre el clima escolar y las manifestaciones de violencia al interior de los complejos educativos públicos?

2. Antecedentes

El estudio titulado “Entre Esperanzas y Miedo, La Juventud y la violencia en El Salvador”, muestra a la sociedad salvadoreña como una de las más violentas del mundo, afectando principalmente a jóvenes adolescentes, niños y personas en edad productiva. Según los informes de la Policía Nacional Civil y el Instituto de Medicina Legal en los últimos 10 años (2009 a 2018), se han registrado 33, 688 homicidios (ver tabla No. 1).

Tabla No 1
AÑOHomicidiosTasa/100 mil hab.Población estimada
20094,36771.006,153,255
20104,00465.006,193,164
20114,37170.006,239,084
20122,59441.006,289,704
2013249939.006,344,067
20143,91261.006,411,240
20156,65792.006,470,271
20165,28056.00
20173.56653.00
20183,02050.00
Elaboración propia con datos de PNC,IML,FGR

 

 

 

Gráfica 1. Homicidios anuales periodo 2009-2018

Esta violencia desbordada ha afectado al sistema educativo en general y a los estudiantes en particular. Los efectos de la violencia se expresan como asesinato u otras expresiones que generan bajo rendimiento escolar, deserción, miedos, intimidación, amenazas etc.

Respecto a la deserción escolar por violencia. Una investigación publicada por el periódico digital El Faro, el 24 de Agosto de 2015 sostiene que en el año 2014, la delincuencia fue la razón declarada por la que 13 mil 402 estudiantes de primer grado a bachillerato abandonaran la escuela, la cifra equivale a uno de cada cien estudiantes (Jimmy Alvarado, 2015).

El 12 de septiembre del 2015 bajo el contexto de las fiestas de la conmemoración de los 194 años de la independencia patria, el Ministro de educación Carlos Canjura afirmaba que, en Soyapango, al menos unos 700 estudiantes habían abandonado sus centros escolares por amenazas a su seguridad, “aunque no tenemos una cifra exacta sí se está consiente de este problema”, afirmó. Al mismo tiempo mostró satisfacción por la aprobación de las reformas a la Ley de Educación que realizaron los diputados del congreso legislativo, para permitir que los estudiantes que sientan amenazadas sus vidas en algunas comunidades del país, se puedan cambiar a otros centros educativos, sin perder el año escolar (Martínez, Mauricio, 2014)

La situación en los centros educativos públicos es preocupante, la violencia ha penetrado en ellos. El 50% de los centros escolares han tenido incidencia de grupos delictivos. De los 262 municipios de El Salvador, 82 registraron en 2014 cero deserciones por la inseguridad. De esos 62 municipios 27 tuvieron cero homicidios. Pero estos municipios, concentrados en los departamentos de Chalatenango y Morazán, solo representan el 7.2% de los estudiantes de educación básica y media de todo el país (Alvarado, J, 2015).

Del año 2010 a julio del 2016 se reporta un total de 425 estudiantes asesinados. El año 2011 se evalúa como el más violento para la comunidad educativa con 139 pérdidas y el 2013 como el menos violento con 25 asesinados. En el año 2015, se reportaron 72 homicidios de miembros de la comunidad educativa, 13 de ellos son maestros. (Ver tabla No 2).

Tabla 2. Homicidios por año en comunidad educativa, período 2010 a 2016
AñosHomicidios
2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

Total

55

139

67

25

43

72

24

425

Fuente: elaboración propia

 

Fuente: elaboración propia

Según el CONED, uno de los principales desafíos del sistema educativo es lograr una escuela libre de violencia. Este fenómeno puede ocurrir en el interior y en el exterior de los centros educativos. En el interior de las escuelas, se ven diversas expresiones violentas que afectan la convivencia positiva y la sensación de seguridad.

Por su parte, según datos del observatorio de centros educativos públicos del MINED (2016), en el interior de los aquellos lugares que imparten educación media se registró que un 48 % de éstos se experimentan expresiones de violencia psicológica; en un 33 %, violencia física; un 28 %, matonería; y en un 4 %, violencia sexual. Además, se reportó la existencia de factores de riesgo como: presencia de pandillas (34.8 %), drogas (25 %), hurtos (20.9 %), robos (16.4 %), extorsiones (10.9 %), armas blancas (10.5 %), armas de fuego (3.1 %) y tráfico o trata de personas (1.2 %).

El informe del PNUD (2018) titulado ¡SOY JOVEN! ¿Y ahora qué?, afirma que en el 2017 cerca de 63 mil 359 niños adolescentes y jóvenes, entre primer grado y bachillerato, se retiraron de los centros educativos. El informe señala que las expresiones de violencia física y psicológica aumentan entre las personas que cursan bachillerato.

Además, señala que la violencia física y psicológica es uno de los obstáculos para que los niños, adolescentes y jóvenes salvadoreños tengan acceso a la educación. Asimismo destaca que la mayoría de alumnos de educación media aseguran haber sido víctimas de amenazas, golpes, intimidación o acoso sexual. El informe afirma que “uno de los principales desafíos del sistema educativo es lograr una escuela libre de violencia” y señaló que los actos intimatorios pueden ocurrir al interior o fuera de los centros escolares, desde los primeros años de estudio hasta el bachillerato.

3. Clima escolar

Cuando se habla de clima se hace referencia al ambiente de trabajo o de estudio en las instituciones u organizaciones. En el ambiente de estudios se dan ciertos componentes que determinan de forma positiva o negativa los procesos de gestión u organización. El clima es el contexto donde se articulan experiencias, acciones y omisiones, esto incide en la consecución de los objetivos de las instituciones. Cuando le agregamos al concepto clima el adjetivo escolar lo delimitamos al ambiente estrictamente de la educción.

En la actualidad el concepto ha adquirido bastante popularidad; la Unesco (2012) hace especial énfasis en la relevancia del clima escolar, porque existe una asociación directa entre buenas condiciones de esta variable y los aprendizajes; y el rendimiento académico y el logro.

Fernández-Díaz (1993) define clima escolar como: “El ambiente total de un centro educativo determinado por todos aquellos factores físicos, elementos estructurales, personales, funcionales y culturales de la institución que, integrados interactivamente en un proceso dinámico específico, confieren un peculiar estilo o tono a la institución, condicionante, a su vez, de distintos productos educativos”

3.1. Tipos de clima escolar

Autoritarismo explotador. En el tipo de clima de autoritarismo explotador la dirección no tiene confianza en sus empleados. Se vive una atmosfera de miedo, castigos, amenazas, recompensas y la satisfacción de las necesidades permanece en los niveles psicológicos y de seguridad, se tienen procesos de control fuertemente centralizados; además, se presenta un ambiente estable y aleatorio. La mayor parte de las decisiones y de los objetivos se toman o se determinan en la cima de la organización y se distribuyen según una función puramente descendente.

Autoritarismo paternalista. El tipo de clima de autoritarismo paternalista es aquél en el que la dirección tiene una confianza condescendiente en los empleados, como la de un amo con su siervo. La mayor parte de las decisiones se toman en la cima, pero algunas se toman en los escalones inferiores. La dirección juega con las necesidades sociales de sus empleados, que tiene la impresión de trabajar en un ambiente estable y estructurado.

Consultivo. La dirección que evoluciona dentro de un clima consultivo-participativo tiene confianza en sus empleados. La política y las decisiones se toman generalmente en la cima, pero se permite a los subordinados que tomen decisiones más específicas en los niveles inferiores. La comunicación es de tipo descendente. Se trata también de satisfacer las necesidades de prestigio y estima de los empleados. Se presenta un ambiente bastante dinámico en el que la administración se da bajo la forma de objetivos por alcanzar.

Participación en grupo. En el sistema de la participación en grupo la dirección tiene plena confianza en sus empleados. Los procesos de toma de decisiones están diseminados en toda la organización y muy bien integrados a cada uno de los niveles. La comunicación no se hace solamente de manera ascendente o descendente sino también de forma lateral. Los empleados están motivados por la participación y la implicación, por el establecimiento de objetivos de rendimiento, por el mejoramiento de los métodos de trabajo y por la evaluación del rendimiento en función de los objetivos. Existe una relación de amistad y confianza entre los superiores y los subordinados. Hay muchas responsabilidades acordadas en los niveles de control con una implicación muy fuerte de los niveles inferiores.

3.2. Expresiones de violencia

La Organización Mundial de la Salud, OMS, define la violencia como: El uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho, o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones (OMS, 2003, p, 5). Por su parte, Galtung (1969, 1996, citado por PNUD, 2018) clasifica las violencias en tres tipos: directa, estructural y simbólica.

La directa es la que suele ser observable y se expresa de forma verbal, física o psicológica. La violencia estructural forma parte de los sistemas sociales, económicos y políticos; es menos visible que la directa e implica formas naturalizadas de opresión que caracterizan a estos sistemas, y que pueden relacionarse con la pobreza crónica, las desigualdades, la explotación y la exclusión social. Por su parte, la violencia simbólica alude a aspectos culturales que se utilizan para internalizar, justificar o legitimar otros tipos de violencia.

Este último tipo hace que otras formas de violencia, como los castigos físicos para “educar” o la violencia contra las mujeres sean aceptadas o percibidas, incluso por sus víctimas, como parte del funcionamiento normal de las relaciones o de la sociedad.

3.3. Teorías explicativas de la violencia

Existen diversas teorías que explican el origen de la violencia humana, los investigadores las han clasificado en dos áreas de la realidad del ser individuo: a saber, las teorías activas o innatas y las teorías reactivas o ambientales.

3.3.1. Teorías activas o innatistas:

Las teorías activas innatistas parten del supuesto que el origen de la violencia se encuentra en los impulsos internos de la persona. Por tanto, la violencia es innata a la persona, la llevamos dentro, es parte de nuestra configuración biológica. La base de estas teorías sobre la violencia las encontramos en el pensador Ingles Tomas Hobbes, quien afirmaba que el ser humano tiene una inclinación al mal desde su interior.

Hobbes sostenía que para vivir en convivencia social se necesitaba de un poder absoluto que reprimiera estas tendencias innatas de la violencia del ser humano, es decir, un sistema de leyes en las cuales se adecuaran las conductas violentas y egoístas de la persona para poder recibir una especie de sanción, de esta forma poder convivir en sociedad.

Posteriormente se desarrollaron una serie de teorías innatistas, las más estudiadas son: Teoría genética. Teoría etológica. Teoría Psicoanalítica. Teoría de la personalidad. Teoría de la frustración. Teoría de la señal-activación.

3.3.2 Teorías reactivas o ambientales

Las teorías reactivas o ambientales sostienen que el origen de la violencia esta insertado en el medio ambiente que rodea al individuo, estas teorías perciben la agresión como una reacción contra los sucesos ambientales. Es decir, los comportamientos agresivos de los sujetos son producto de un aprendizaje emanado del entorno donde se habita.

En el fondo de esta proposición está la teoría que sostenía el filósofo francés Jean-Jacques Rousseau, quien afirmaba que el ser humano es bueno por naturaleza, es el medio, el entorno que la corrompe, la violencia está en la sociedad, en las relaciones, sin embargo, las relaciones que establecen son emanadas de los sujetos.

Teoría de los sistemas ecológicos de Urie Bronfenbrenner. Esta teoría sostiene una visión del desarrollo humano y nos proporciona un análisis detallado sobre les influencias ambientales, asume que las características biológicas de una persona interactúan con las fuerzas del entorno y se van configurando en su desarrollo.

Otra teoría reactiva es la Influencia de la familia. La familia se ha denominado instancia primaria de socialización porque en ella el niño va a recibir sus primeras experiencias sociales, las más significativas y eficientes de todas las relaciones sociales posteriores. Cuando los niños provienen de familias violentas, donde han sido sometidos a castigos, amenazas u otras acciones de violencia son más propensos a repetir esas conductas agresivas.

Influencia sociocultural. Hay culturas que la violencia está implícita en sus costumbres, por lo tanto no constituye un antivalor, al contrario lo ven como algo positivo.

En fin, hay teorías que sostienen que la violencia está en el interior del ser humano, y otras que está en el entorno social. Hay otras tendencias ecléticas que sostiene que la violencia es el resultado de ambas. Sin embargo, todos coinciden que la violencia es un fenómeno real en la sociedad y se expresa de diferentes formas.

3.3.3. Expresiones de la violencia

Son manifestación que conllevan a un daño físico, psicológico, emocional, ejercida por una persona. Las expresiones de violencia que en esta investigación se tratan son: Homicidios. Exclusión. Bullying. Acoso sexual. Amenazas. Humillación.

4. Análisis de resultados

Para el análisis, la información obtenida se ha dividido en dos secciones: resultados cuantitativos y resultados cualitativos. Primero se presentan los resultados de la encuesta para medir los niveles de violencia percibidos en los centros escolares, los contextos que la favorecen, el nivel de tolerancia, y las posibles soluciones.

En lo cualitativo se presentan los resultados de las entrevistas las principales categorías identificadas con base en los discursos de los informantes, docentes y directores, esto permite profundizar en los aspectos subjetivos y simbólicos respecto al tema de la violencia y su entorno.

A continuación, se analizan los resultados de las respuestas comunicadas por los estudiantes sobre los tipos de violencia, que se manifiestan en las escuelas donde estudian, y lugares donde más frecuentemente se observan las manifestaciones de violencia entre los alumnos. En la encuesta se construyó una escala: nunca, a veces, siempre, para medir el grado de relación de las variables.

4.1 Resultados cuantitativos

En este apartado presentamos los resultados de las encuestas que fueron llenadas por los estudiantes de los Centros Escolares. Se presentan unas tablas organizadas en grupos de repuestas para ver la sumatoria de frecuencias, luego se agrupan por las variables que tiene relación con el clima escolar. A la vez se realiza un pequeño análisis descriptivo.

Tabla No 4
Opciones de las preguntasConjunto de preguntas de 1 a la 12 (con respecto a sumatoria de frecuencias)Porcentaje con respecto al total
Nunca1938.2%
A veces109146.3%
Siempre106645.2%
No responde60.3%
Total2356

           100.0%

Gráfica 5. Preguntas de 1 a la 12 (con respecto a sumatoria de frecuencias)

Gráfica 6. Preguntas 1 a la 12 (respecto a sumatoria de frecuencias)

Tabla No 5
Opciones de las preguntasPreguntas de 13 a la 25 (con respecto a sumatoria de frecuencias)Porcentaje con respecto al total
Nunca194275.4%
A veces49819.3%
Siempre1134.4%
No responde210.8%
Total2574100.0%

Gráfico 7. Preguntas de 13 a la 25 (respecto a sumatoria de frecuencias)

Gráfico 8. Preguntas de 13 a la 25 (respecto a sumatoria de frecuencias)

Gráfico 9. Reglamentos

Tabla No 6
CriteriosPregunta 1Pregunta 2Pregunta 3Pregunta 4
A veces1437016346
No responde1111
Nunca1115147
Siempre8715664186

Referido a las expresiones de violencia, 118 estudiantes responden que por regla general los adultos a veces los ayudan y 104 afirman que siempre. Sólo 18 estudiantes afirman que no reciben ayuda de los adultos. Asimismo, los estudiantes se sientes respetados por sus profesores, la mayoría expresa ser respetados sólo 20 estudiantes manifestaron que no son respetados. De la misma forma responden que sienten confianza en los adultos de la escuela, 195 manifestaron que siempre y 91 expresaron que a veces. Y a la vez se sienten cómodos hablando con sus profesores cuando tienen algún problema.

Asimismo, los estudiantes manifestaron que en la institución se sienten que juegan un rol importante y que los docentes se esfuerzan para que los estudiantes participen en las decisiones importantes. Incluso manifestaron que participan en la elaboración de los reglamentos internos de la institución (ver gráfico No 10).

Gráfica 10. Expresiones de violencia

Tabla No 7
CriteriosPregunta 5Pregunta 6Pregunta 7Pregunta 8Pregunta 9Pregunta 10Pregunta 11
A veces11810791108108153102
No responde1001000
Nunca1820523272314
Siempre10411414510910566124

Un dato importante es que la mitad de los estudiantes manifiestan que no se siente cómodos hablando de sus problemas con sus profesores. Se percibe cierto grado de desconfianza, si unimos a veces y nunca el porcentaje de los estudiantes que no confían en sus profesores se eleva a un 55% (ver gráfico 11).

Gráfica 11. Me siento cómodo hablando con mis profesores de mis problemas

Respecto a la violencia intimidatoria, la mayoría de los estudiantes expresan que nunca han sido intimidados, sólo10 responden que siempre son intimidados. En la misma línea también la mayoría afirma que no han observado intimidación en sus compañeros ni amenazas, sin embargo, una cantidad de estudiantes afirma que han sido objeto de burlas con intenciones discriminativas, 72 expresan que ciertamente han sido víctimas de burlas.

Respecto si ha sido victimas de hurto o destrucción de sus útiles escolares 64 estudiantes afirman que si han sido víctimas y 18 que siempre. Respecto al temer de perder la vida por la violencia, la mayoría contesta que no teme, un mínimo de estudiantes responde que sí.

Un análisis global de las preguntas sobre la violencia nos evidencia que solo un 30% afirma que ha sido objeto de violencia. La mayoría, al parecer se siente bastante seguro en la escuela.

Gráfica 12. Violencia

 

Respecto al maltrato hacia los compañeros 164 expresa que no hay, y sólo 68 afirma que a veces y 8 expresa que si hay maltrato. Cuando se les interroga sobre el maltrato de los profesores hacia los alumnos 27 responde que a veces y 8 expresan que si hay maltratos. La mayoría sostiene que no existe maltrato, 201 dicen que no lo hay.

Respecto al maltrato de los padres hacia los hijos 67 estudiantes afirman que a veces son maltratados y 172 responden que no hay maltrato de parte de sus padres.

Un hallazgo interesante es que los jóvenes estudiantes afirman que la dirección de la escuela no responde adecuadamente a las consultas de los estudiantes 140 afirman que nunca y 86 expresan que a veces.

Gráfica N° 13. Expresiones de violencia

 

Tabla No 9
CriteriosPregunta 22Pregunta 23Pregunta 24Pregunta 25
A veces68276786
No responde1501
Nunca164201172140
Siempre88315

En fin, se puede percibir, de acuerdo a los estudiantes encuestados que la violencia en los centros escolares es bastante baja, y que el clima escolar favorece a ello. Sin embargo, los estudiantes tienen poca confianza en los profesores y juzgan que la dirección debe mejorar.

4.2. Análisis cualitativo

Reglamento en las escuelas: observancia y sanción

En concreto el clima es el contexto donde se articulan experiencias, acciones y omisiones, esto incide en la consecución de los objetivos de las instituciones. El concepto que aquí se maneja es el de Fernández-Díaz (1993) que define el clima escolar como: “El ambiente total de un centro educativo determinado por todos aquellos factores físicos, elementos estructurales, personales, funcionales y culturales de la institución que, integrados interactivamente en un proceso dinámico específico, confieren un peculiar estilo o tono a la institución, condicionante, a su vez, de distintos productos educativos”.

En el departamento de la paz se entrevistó a cinco profesores, la mayoría afirma tener un clima escolar armónico y poco conflictivo. También manifestaron que poseen reglamentos internos que favorecen. Algunos expresan que trabajan con el manual de convivencia y la puesta en práctica le ayuda a la armonía. Hay consenso en los profesores y directores, con alguna excepción que el clima escolar en la escuela es bastante tranquilo.

Por otra parte, también expresan que los estudiantes agresivos y dominantes que tienen una mala disposición a aceptar las normas de la escuela, al final terminan abandonando los estudios “De hecho por eso mismo es que ellos se van, ajá, por eso ellos se retiran, si hemos tenido jóvenes que han terminado el año, han terminado el bachillerato y han aceptado las normas institucionales” (I.1.P).

Un denominador que se repite en los profesores y directores entrevistados es la rigurosidad en la observancia de la norma sopena de irse de la institución. Expresan que quien no cumple las reglas se va “Pues el que comienza con esas actuaciones se va no se quedó porque saben que aquí la normativa es portarse bien, cumplir y ser responsable” (I.1.Z). Esta afirmación se repite en varios entrevistados “Sí, porque ellos no aceptan las normas de la institución aunque los maestros les dicen no quieren aceptar, ellos siempre quieren ser rebeldes” (I.5.Z).

Un dato que tiene relación con los que terminan desertando de la institución por agresivos es la aplicación de la norma “Ahorita no tenemos, fíjese que el fenómeno se da en la institución cada año porque es cada año, es al principio del año, pero esos jóvenes por la presión que se les ejerce acá vaa en lo académico y en lo conductual, ellos solitos se van” (I.2.P). Esta afirmación se repite en varios entrevistados “a principios de año si tuvimos casos de estos que generaban incertidumbre, que eran jóvenes prepotentes pero gracias a Dios se retiraron, eran dos jóvenes que habían en la institución” (I.1.P).

En fin podemos inferir que los estudiantes en su mayoría expresan conductas tranquilas y el ambiente es armónico, sin embargo, se deja ver que ese ambiente armónico, en parte, es derivado de la observancia de las normas de la institución, quien nos las cumple se va. Sin más. “Todos los alumnos acatan las indicaciones porque de lo contrario ni se animarían de estar aquí”, sentencia un profesor.

A partir de las entrevistas no se percibe que los profesores se pregunten las causas de las conductas agresivas de los estudiantes, lo que se cuida es el entorno armónico de la institución. Un profesor agrega un dato interesante, afirma que los estudiantes con estas conductas lo hacen para llamar la atención, sin embargo, termina afirmando la misma lógica dominante “Los jóvenes quieren llamar la atención y se vuelven agresivos pero los docentes dominan esa parte y no hay problemas”, sentenció el educador

Entorno escolar

El entorno escolar es el contexto donde esta insertada la escuela, las diferentes relaciones que existen en el entorno. En este aspecto los informantes se muestran discordantes y tímidos para contestar. Resaltan el papel de la Policía Nacional Civil (PNC) y las cámaras de video vigilancia en el control de la violencia. “Fíjese, que gracias a Dios aquí el entorno, es tranquilo porque como aquí hay un puesto de policía, eso obviamente hace que aquí sea bien tranquila” (I.1.SLT, P). Nuestra institución está cerrada, tenemos controles internos y tenemos cámaras interiores (I.1.Z).

Un informante expresa de forma escueta que fuera de la institución hay dificultades, sin dar detalles que tipo de dificultades. EL profesor interpreta que los problemas de violencia que viven o se ven implícitos los jóvenes tienen que ver con la falta de orientación “La mala orientación influye para que haya dificultades fuera de la institución (I.4.P).

Otro profesor expresa que por el momento se respira tranquilidad, abriendo la interpretación a que en otro momento si ha habido dificultades, también expresan que la fuerza armada ha contribuido a la tranquilidad en el entorno de la escuela “Por el momento se respira un ambiente de paz y tranquilidad porque no tenemos la presencia de la PNC o los soldados como hace cinco años atrás (I.2.Z)”.

En fin, se percibe prevención en los profesores al hablar del clima del entorno de la escuela, otros no respondieron, expresando con el silencio recelo y hasta miedo. Ciertamente en el entorno de la escuela hay violencia, y la escuela esta insertada en ese medio, no expresarse con libertad es una forma de cuidar su integridad, su trabajo y quizá hasta su vida.

Relación con los profesores, alumnos y padres de familia

Respecto a la relación de los profesores con sus colegas, alumnos y padres de familia, coinciden que es buena, armoniosa y que hay comunicación. Entre los profesores que hay excepciones, pero en general es buena la relación afirman “Si, tenemos una muy buena comunicación, somos un equipo pequeño, entonces, eso nos ayuda bastante a tener buena comunicación” (I.1.P). Un elemento de resaltar, en las instituciones donde los grupos de profesores son poco, es mejor la relación. Sin embargo, donde la institución es grande y el claustro docente es más grande se percibe cierta dificultad, pero “Mantenemos esa relación, aunque se dan casos en que se incomodan, pero es pasajero (I.2.Z)

En relación con los alumnos se percibe la misma dinámica de armonía y comunicación “Si hay bastante comunicación y mantenemos he… bueno esa relación docente y alumno he… pero con su respectiva distancia” (I.3.P). “Mantenemos esa relación, aunque se dan casos en que se incomodan, pero es pasajero” (I.1.Z.) Pero en general predomina las buenas relaciones sostienen los profesores.

El mismo clima describen cuando se les pregunta sobre la relación con los padres de familia, la mayoría, con algunos matices, expresan tener buena comunicación y un ambiente tranquilo, expresan los maestros que cuando se da un caso de indisciplina o desavenencia, se comete un error por los estudiantes se llama al padre de familia y no pasa a mayor conflicto “Si, porque cuando un alumno comete un error le mandan una nota a uno, nos hacemos presentes, hay una comunicación permanente. Pienso que es tranquilo, no hay violencia (I.4.P).

El padre de familia responde a las convocatorias cuando se les notifica “Si, el padre de familia responde a las convocatorias cuando se le notifica, hay comunicación con ellos, yo como padre de familia platico a veces con los maestros excelentemente con ellos” (I.5.Z). Cuando se habla de convocatoria se refieren a la entrega de notas que se realiza cada fin de periodo “la entrega de su rendimiento académico cada fin de periodo”.

Otro docente expresó que en la comunicación con los padres si hay debilidad, incluso fallos “Fíjese que allí si nosotros decimos fallamos porque prácticamente solamente cuando se les convoca a reuniones es que ellos vienen y lo otro también es que como cuando hay necesidad si se les convoca a padres se les envía notas o escritos para que ellos se hagan presentes para tratar asuntos académicos o conductuales (I.1.P). En algunas instituciones también hay escuela de padres y se reúnen cada mes o cada fin de periodo.

Se puede manifestar en base a los profesos que el clima entre estudiantes y maestros es tranquilo, armonioso y comunicativo. Con algunas hay excepciones. En el caso de la relación con los padres de familia se observa una comunicación no frecuente, cada fin de ciclo.

Expresiones de violencia más comunes

La OMS define la violencia es el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte. La violencia se expresa de varias modalidades: amenazas, aislamiento, desprecio, intimidación e insultos en público, Bullying escolar etc., con la finalidad de controlar, dañar o humillar a otra persona. Según los profesores entrevistados los estudiantes en el aula tienen diferencias, incluso conflictos, pero no llegan a extremos, como peleas, insultos, amenazas o intimidaciones. Se dan bromas, “Si las malas conductas siempre se pueden pasar algunos roces entre alumnos que no se llevan bien” (I.5.Z). “lleguen al extremo no, entre bromas se dan pero a veces así es que empiezan a surgir situaciones pero como le digo este por lo mismo de la conducta que nosotros este a ellos les hacemos, le exigimos verdad es que no llegan” (I.1.SLT).

Los profesores también expresan que las expresiones de violencia más comunes son: el bulling, agresiones verbales, pleitos, acoso físico, intimidaciones, amenazas. A la pregunta ¿Cuáles son las expresiones de violencia más comunes en la escuela? “más que todo es este lo que denominamos Bullying, este que un grupito empieza a molestar a otro, después ese es como un, es Bullying” (I.2.SLT). “Las que he visto son: el Bullying, consumo de droga, y el acoso físico, riñas, intimidación o amenazas físicas. Agresiones verbales porque la violencia física no la permitimos” “Las que he visto son: el bulling, consumo de droga, y el acoso físico, riñas, intimidación o amenazas físicas

En fin, los profesores describen el clima escolar en los centros escolares como tranquilo, armónico. Las expresiones de violencia más comunes son, el bulling, riñas, intimidación o amenazas físicas. Además, la violencia que se genera dentro delos centros educativos son el reflejo de la familia y el entorno “Las causas son externas, en años anteriores había mucho asedio de pandillas

5. Conclusiones

De acuerdo a los resultados que arrojan los cuestionarios administrados, se puede concluir la presencia de dos tipos de violencia claramente delimitadas: física directa y psicológica. Igualmente, reconocen en el salón de clase y en el patio de la escuela, los espacios de mayor frecuencia de estas expresiones de violencia escolar.

De acuerdo al clima escolar predominante en los Complejos educativos públicos se puede percibir un ambiente tranquilo, sin embargo, los alumnos afirman que las autoridades deberían tener más cercanía con los alumnos, el 55% afirma no tener mucha confianza.

Sin embargo, los profesores describen el clima escolar en los centros escolares como tranquilo, armónico. Las expresiones de violencia más comunes son, el bulling, riñas, intimidación o amenazas físicas. Además, la violencia que se genera dentro delos centros educativos son el reflejo de la familia y el entorno “Las causas son externas, en años anteriores había mucho asedio de pandillas” Las expresiones de violencia manifestadas en los complejos educativos públicos que más se evidencian son: bulling, agresiones verbales, pleitos, acoso físico, intimidaciones, amenazas.

Respecto a la violencia intimidatoria, la mayoría de los estudiantes expresan que nunca han sido intimidados, sólo10 responden que siempre son intimidados. En la misma línea también la mayoría afirma que no han observado intimidación en sus compañeros ni amenazas, sin embargo, una cantidad de estudiantes afirma que han sido objeto de burlas con intenciones discriminativas, 72 expresan que ciertamente han sido víctimas de burlas.

Respecto si han sido víctimas de hurto o destrucción de sus útiles escolares 64 estudiantes afirman que si han sido víctimas y 18 que siempre. Respecto al temer de perder la vida por la violencia, la mayoría contesta que no teme, un mínimo de estudiantes responde que sí.

En fin, se detectan problemas, sin embargo, en su conjunto se puede inferir que ha minimizado la violencia en relación con otros años, según los estudiantes y profesores.

Bibliografía

  1. PNUD-AECID (2015), Entre Esperanzas y Miedos, La Juventud y la Violencia en El Salvador
  2. López, Verónica; Bilbao, M. Ángeles; Ascorra, Paula; Moya, Iván; Morales, Macarena. (2014). Escala de Clima Escolar: adaptación al español y validación en estudiantes chilenos. Universitas Psychologica, 13,(3),
  3. FERNÁNDEZ DÍAZ, M.J.; ASENSIO MUÑOZ, I. (1989). “Concepto del clima institucional”. Apuntes de Educación. Dirección y Administración.
  4. Rodríguez-Garcés, C. R., Padilla Fuentes, G., & Vargas Muñoz, H. (2018). Apoyo familiar y docente percibido: valoraciones que niños, niñas y adolescentes hacen de los nuevos componentes de la calidad educativa en Chile. UCMaule – Revista Académica de La Universidad Católica Del Maule, (55), 71–95. https://doi.org/10.29035/ucmaule.55.71
  5. Del Ángel Salazar, E. M., Gámez Velázquez, S., Martínez Díaz, N., Meléndez Chávez, S., & Zepeta Hernández, D. (2017). Clima Organizacional Del Personal Docente Y Administrativo De Una Institución De Educación Superior en México. Revista de La Alta Tecnología y Sociedad, 9(2), 79–83. Retrieved from http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=fua&AN=123802302&lang=es&site=ehost-live
  6. UNESCO/UNICEF (2008), Un enfoque de la educación para todos basado en los derechos humanos, [en línea] http://www.unicef.org/spanish/publications/files /Un_enfoque_de_la_EDUCACION_PARA_TODOS_basado_en_los_derechos_humanos.pdf.
  7. Cornejo, R. & Redondo, J. (2001). El clima escolar percibido por los alumnos de enseñanza media. Última Década, 15, 11-52. doi:10.4067/S0718-22362001000200002. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-22362001000200002
  8. Jimmy Alvarado, J (2015) La deserción escolar por inseguridad se duplicó en los últimos cinco años, Recuperado, 20/10/2015. Disponible: E:\08desercione scolar el faro.htm
  9. Martínez, Mauricio, Ministro de Educación acepta que hay deserción escolar por amenazas de pandillas, Radio102.nueve. Disponible: http://102nueve.com/noticia/nacional/ministro-de-educacion-acepta-que-hay-desercion-escolar-por-amenazas-de-pandillas.Recuperado, 17/09/2015.

 

 

 

 

 

Cuenta de Editor

Referencias Bibliográficas

  1. PNUD-AECID (2015), Entre Esperanzas y Miedos, La Juventud y la Violencia en El Salvador
  2. López, Verónica; Bilbao, M. Ángeles; Ascorra, Paula; Moya, Iván; Morales, Macarena. (2014). Escala de Clima Escolar: adaptación al español y validación en estudiantes chilenos. Universitas Psychologica, 13,(3),
  3. FERNÁNDEZ DÍAZ, M.J.; ASENSIO MUÑOZ, I. (1989). “Concepto del clima institucional”. Apuntes de Educación. Dirección y Administración.
  4. Rodríguez-Garcés, C. R., Padilla Fuentes, G., & Vargas Muñoz, H. (2018). Apoyo familiar y docente percibido: valoraciones que niños, niñas y adolescentes hacen de los nuevos componentes de la calidad educativa en Chile. UCMaule – Revista Académica de La Universidad Católica Del Maule, (55), 71–95. https://doi.org/10.29035/ucmaule.55.71
  5. Del Ángel Salazar, E. M., Gámez Velázquez, S., Martínez Díaz, N., Meléndez Chávez, S., & Zepeta Hernández, D. (2017). Clima Organizacional Del Personal Docente Y Administrativo De Una Institución De Educación Superior en México. Revista de La Alta Tecnología y Sociedad, 9(2), 79–83. Retrieved from http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=fua&AN=123802302&lang=es&site=ehost-live
  6. UNESCO/UNICEF (2008), Un enfoque de la educación para todos basado en los derechos humanos, [en línea] http://www.unicef.org/spanish/publications/files /Un_enfoque_de_la_EDUCACION_PARA_TODOS_basado_en_los_derechos_humanos.pdf.
  7. Cornejo, R. & Redondo, J. (2001). El clima escolar percibido por los alumnos de enseñanza media. Última Década, 15, 11-52. doi:10.4067/S0718-22362001000200002. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-22362001000200002
  8. Jimmy Alvarado, J (2015) La deserción escolar por inseguridad se duplicó en los últimos cinco años, Recuperado, 20/10/2015. Disponible: E:\08desercione scolar el faro.htm
  9. Martínez, Mauricio, Ministro de Educación acepta que hay deserción escolar por amenazas de pandillas, Radio102.nueve. Disponible: http://102nueve.com/noticia/nacional/ministro-de-educacion-acepta-que-hay-desercion-escolar-por-amenazas-de-pandillas.Recuperado, 17/09/2015.

Cita recomendada en formato APA

Manzano, M. (2020). Clima escolar y expresiones de violencia en Centros Escolares Públicos. Revista Nuestro Tiempo, 18(1), pp. 43-59.